En el presente artículo vamos a hacer foco en dos cuestiones fundamentales que se deben tener en cuenta al momento de la adquisición de un automóvil, sobre todo cuando el mismo es O km, que son el cálculo de la patente y el Seguro. Si bien son ítems que no siempre se tienen presentes, desde aquí recomendamos tenerlos en cuenta porque puede representar un gasto significativo.

Primeramente haremos referencia a cuáles son las planillas y formularios necesarios al momento de la compra de un automóvil. A modo de ejemplo, nombraremos a los que son necesarios en Argentina. El Formulario 01 y 12 son los inevitables, al momento del dejar asentado el auto en el registro del automotor. Entre ambos tenemos que calcular que saldrá un 1,5% del valor total del auto, y un 3% en caso de autos importados.

En cuanto al patentamiento, se debe calcular por cada tarjeta verde (tarjeta de identificación de propiedad) que se necesite el propietario. Es un gasto que existe solamente al momento de comprar un O km, y se calcula también en base al precio final del automóvil. Este gasto varía de concesionaria en concesionaria, variando de acuerdo a la financiación que elija el dueño.

El cálculo de la póliza de seguro para un automóvil, lo primero que se debe tener en cuenta para lograr un precio aproximado es tener en cuenta algunas constantes que las empresas evalúan, a saber: marca y modelo del automóvil, año de fabricación, ocupación, edad y profesión del conductor, antecedentes de siniestros, zona en la que vive y/o trabaja.

Por otro lado, lo que va a hacer variar el precio del seguro de un vehículo, es el tipo de cobertura que el asegurado elige para su automotor. Las mismas varían de simples a completas.

Daños totales: Tipo B: Cubre solamente Responsabilidad Civil, y dependiendo la empresa aseguradora, robo o incendio total.

Una cobertura algo más completa es “Terceros Completos”, que lleva también el nombre de tipo C. Por supuesto que el precio es más elevado, pero también vamos a estar cubiertos en caso de robo o incendio parcial, algo muy importante.

La mejor cobertura existente es la llamada “Todo Riesgo”, tipo D, la cual responde ante todo tipo de siniestros, como por ejemplo:

En caso que un cliente tenga que arreglar su automóvil en el mecánico, la compañía aseguradora prestará un auto sustituto por el tiempo que sea necesario hasta que el vehículo esté totalmente reparado.

En caso de rotura total o parcial de cerraduras o cristales, también responde la empresa de seguros, vale aclarar que también lo hará en caso que el siniestro no se haya consumado.

Por supuesto Responsabilidad Civil.

En caso de que el auto necesite ser arreglado por cualquier tipo de fenómeno natural, como ser granizo, inundación, tornados, etc.,  también estará cubierto

Finalmente, la póliza de seguro también responderá en casos de robo o incendio del vehículo, ya sea total o parcial, cabe esta aclaración porque es relativamente nueva el tipo de cobertura parcial.

Lo que queremos dejar en claro antes de concluir este artículo, es la nueva forma de contratación que se está utilizando en estos días. Si bien la manera tradicional aún existe, muchas personas se están volcando al mercado online para este tipo de trámites. En la actualidad existen páginas web que se especializan fuertemente en el ofrecimiento de pólizas de seguro, por supuesto que con el respaldo de importantes compañías aseguradoras. De esta manera, con solo completar un pequeño formulario se pueden obtener muchos presupuestos de diferentes empresas para que la tarea de comparación y análisis sea más simple.