Lo que se va a intentar dejar en claro en el presente artículo es cuales son las variantes y variables que las compañías de seguro de la región de Latinoamérica tienen en cuenta para calcular un seguro barato. Con esto hacemos referencia tanto a una cobertura para auto, para casa, para motocicletas o de vida. Es importante aclarar que tanto el seguro de autos, el de motos y el seguro de vida en algunos casos son obligatorios.

Como primera medida es necesario tener en cuenta que al momento de la contratación de algún tipo de seguro, lo que se debe hacer es comparar los precios de las distintas empresas que están en el mercado dentro del rubro.  Generalizando, se puede afirmar que las compañías trabajan con algunas variables que son comunes a todas para realizar el cálculo de la póliza que el cliente necesita. A modo de ejemplo, para tasar la cobertura de un auto, se necesita saber, marca y modelo del vehículo, zona en la que vive y/o trabaja, ocupación, edad del conductor, antecedentes de siniestros, etc. Nuevamente hacemos hincapié que la comparación de distintos presupuestos es vital a fin de encontrar lo que necesitamos a un costo económico.

La segunda gran matriz que se debe observar con cuidado, es el tipo de cobertura que necesita el cliente ya que existen desde servicios más simples y económicos, hasta más completos y costosos.

Por ejemplo  para una moto no podemos dejar de prestar atención a las siguientes variables: marca del vehículo, el modelo, el año de fabricación, el uso que se le dé al mismo y principalmente el tipo de cobertura que queremos contratar.

En caso de seguros para viviendas hay que tener en cuenta: tipo de vivienda (casa, departamento, dúplex, etc.), el año en la que fue construida, ubicación , la cantidad de metros cubiertos, el uso que se le da al inmueble (vivienda habitual o segunda residencia) y el tipo de seguridad y protección como ser rejas, alarmas, vigilancia, etc.

Para el seguro de vida, lo que debemos prestar atención fundamentalmente es el tipo de cobertura, teniendo en cuenta que existen opciones básicas y otras más completas, como se expuso anteriormente. La primera es más barata en costos y va a cubrir el monto elegido por el cliente en caso de fallecimiento de éste. Luego, la póliza completa ofrece un servicio mayor, ya que no solo responde en caso de muerte, sino que también se hace cargo en caso de invalidez total del asegurado; con esto queremos decir que si el cliente sufre un accidente o una enfermedad que lo dejara inhabilitado para poder trabajar y por ende generar sus propios ingresos económicos, el seguro indemniza con un monto que se fija al momento de la contratación de la póliza.

En cuanto a la contratación de cualquier tipo de estas pólizas que venimos desarrollando, si bien aún hoy en día existe la manera tradicional de hacerlo, tanto los cliente como las empresas cada vez más se vuelcan al mercado online, una opción que es mucho más rápida y cómoda para ambos, sobre todo para el usuario, ya que lo hace desde la comodidad de su hogar. Si bien en algún momento existió desconfianza para hacer contrataciones por esta vía, la experiencia en general demuestra que este tipo de servicios son serios.