En nuestro Blog, cuando realizamos un artículo que se refiere puntualmente a una empresa, primero nos gusta dar un poco de contexto, y contar de donde viene la empresa, su trayectoria y logros principales. Esta vez no será la excepción ya que vamos calcular seguros La Caja.

La Caja Seguros, es una compañía fundada en Argentina por argentinos, la cual si bien ha mutado en varios aspectos, está a punto de cumplir 100 años. Fundada en 1915, como “Caja Nacional de Ahorro Postal” tuvo como principal razón de ser incentivar el ahorro de los argentinos. Es en 1946, cuando la empresa estatal comienza a incursionar en el mundo de los seguros. En los años 70`s la compañía comenzó a expandirse de manera agresiva en el territorio nacional. Desde 1992 hasta 1994 se realizó el proceso de privatización de La Caja, lo que fue acorde a la época y ratificó el liderazgo en el mercado hasta la actualidad.

Adentrándonos en lo que nos concierne en el presente artículo, vamos a asegurar que La Caja seguros, ofrece una gran variedad de pólizas, de las cuales se destacan principalmente la protección de autos, protección de hogares y protección de vidas.

 Comenzaremos por  una breve exposición del cálculo de la póliza de vida. Posicionándonos sobre las distintas posibilidades existentes, existen más económicas y más caras de acuerdo a la cobertura que desee el cliente. Si bien hay pólizas de vida obligatorias, que por lo general la brindan las empresas que contratan a sus trabajadores, existen también particulares, y las mismas son establecidas por el cliente en negociación con la empresa, de acuerdo al monto que quiera cubrir el asegurado y estableciendo en qué casos, si solo por fallecimiento o también en caso de invalidez (situación en la que no se puede seguir generando ingresos).

En caso de seguros para viviendas hay que tener en cuenta algunas variables que son las que forman el precio: tipo de vivienda (casa, departamento, dúplex, etc.), el año en la que fue construida, ubicación, la cantidad de metros cubiertos, el uso que se le da al inmueble (vivienda habitual o segunda residencia) y el tipo de seguridad y protección como ser rejas, alarmas, vigilancia, etc.

En el caso de los autos también necesitaremos conocer las características particulares del vehículo a fin de calcular un monto.  A modo de ejemplo, para tasar la cobertura de un auto, se necesita saber, marca y modelo del vehículo, año de fabricación, zona en la que vive y/o trabaja, ocupación, edad y sexo del conductor, antecedentes de siniestros.

A su vez a la información solicitada al cliente, hay que analizarla pero teniendo en cuenta la segunda parte de los datos importantes que se deben cruzar, el tipo de póliza que quiere el cliente. Existen, a nivel general, 3 tipos de servicios, simple (y obligatorio) intermedio y Completo para cada una de los seguros descriptos. Si bien encontramos mayor variedad en Automotor y Hogar, las protecciones de vida últimamente también se están adaptando más al cliente, con esto queremos decir que se van aceptando más variables.

Como conclusión, nos gustaría dejar en claro que la gran mayoría de los seguros si bien se puede seguir contratando por la vía tradicional, en estos días se vuelca masivamente al mercado online, por lo que la adquisición del mismo mediante páginas de internet es cada vez más frecuente.